Estrés por COVID-19 se vuelve crónico
Más Variedades

Estrés por COVID-19 se vuelve crónico

La pandemia ha agregado tensión adicional a la vida diaria, el confinamiento, la incertidumbre y las muchas semanas en este estado de angustia ha hecho que el estrés por COVID-19 se vuelva crónico.





¿Estás sufriendo una caída abrupta en el estado de ánimo? ¿Luchando por encontrar la motivación para hacer algo? No estás solo.

Tras largas semanas de estrés crónico, luchando contra la incertidumbre nos enfrentamos a algunos síntomas depresivos, incluso en personas sin un diagnóstico previo de depresión o ansiedad.

Ya pasamos ese punto sostenible de confinamiento y es posible que estemos experimentando un estado de ánimo deprimido diferente a todo lo que hemos experimentado antes.

La respuesta al estrés por COVID-19

Un desafortunado efecto secundario de la pandemia de COVID-19 es su impacto en la angustia psicológica y la salud mental.

El estrés psicológico, activa la respuesta al estrés de la misma manera que una amenaza física.

Todo comienza en el tronco encefálico con la activación del hipotálamo y sus dos ejes paralelos: el eje SAM (médula suprarrenal simpática) y el eje HPA (hipófisis suprarrenal hipotalámica).

El eje SAM funciona rápidamente. provoca una  descarga de adrenalina en la sangre, iniciando la respuesta de “lucha o huida” para liberar la máxima potencia del cuerpo.

El eje HPA funciona más gradualmente. Induce una cascada de hormonas que conduce a la liberación de cortisol en la sangre, que a su vez libera azúcares almacenados del hígado y las células grasas.

Esto proporciona al cuerpo la energía que necesita para soportar los estresores durante un período de tiempo más largo, pero al pasar tantas semanas en este estado el estrés se vuelve crónico.

En su forma aguda, el estrés es realmente bueno porque despierta al cerebro y cuerpo para la acción y ayuda al rendimiento.

¿Cómo el estrés por COVID-19 se vuelve crónico?

Al pasar tantas semanas en estado de alerta, el cuerpo y la mente no descansan de forma adecuada, no hay un alivio y de esta manera el estrés se vuelve crónico, hay una mayor reactividad e imposibilidad de detener la causa.

Eso significa que la respuesta al estrés se desencadena más fácilmente y lleva más tiempo volver a un estado normal.

El resultado es una gran tensión en el cerebro y el cuerpo que puede provocar síntomas de enfermedades mentales y físicas.

Resultados del estrés crónico por COVID-19

Esta pandemia es increíblemente estresante. La interrupción abrupta de la vida como la conocíamos y la idea de que las cosas pueden nunca ser iguales ha forzado una rápida evolución en nuestra identidad colectiva.

Como resultado, muchas personas sienten que han perdido su lugar en este mundo

. Esto agrega tensión adicional a la vida diaria, haciéndonos más reactivos a eventos menores, y esto puede desempeñar un papel importante en el pronóstico de nuestra salud cerebral futura.

En circunstancias normales, las personas tienen casi un 50 por ciento de posibilidades de tener un día estresante. Este número se incrementa sustancialmente mientras las personas están bajo órdenes de quedarse en casa.

Aunque esto afecta a todos, las personas que tienen cambios de humor más extremos entre días estresantes y no estresantes tienen un mayor riesgo de desarrollar depresión, ansiedad y comportamientos agresivos.

¿Cuánto durará esto? Nadie lo sabe realmente.

Con el tiempo, esta incertidumbre y falta de control pueden alterar nuestra reacción a otros factores estresantes. En lugar de “luchar o huir”, nos “congelamos”, sintiéndonos impotentes y sin motivación. Estos son síntomas de depresión inducida por el estrés.

Como superar el estrés crónico

El ejercicio puede ayudar, al igual que fortalecer un músculo, el ejercicio “tonifica” el sistema de estrés para que pueda tolerar un mayor nivel de estrés con menos reacción y una recuperación más rápida.

Esto nos hace más resistentes a todas las formas de estresores, incluso los psicológicos provocados por esta pandemia.

Tener una actividad física por aproximadamente 30 minutos de intensidad moderada tres veces por semana pueden mejorar el estado de ánimo, reducir la angustia psicológica y disminuir los síntomas de depresión y ansiedad.

Una caminata rápida de 30 minutos tres veces por semana es suficiente.

Es prácticamente imposible en esta situación no sentirse estresado o angustiado, pero el estrés por el COVID-19 debe ser canalizado de la mejor manera, e incluso en los casos en los que se ve afectado el comportamiento es importante buscar ayuda profesional.

 

Ver también:

¿Cómo afrontar el estrés por el coronavirus?

Deja un comentario