¿Qué es la indefensión aprendida?
Más Variedades

¿Qué es la indefensión aprendida?

La indefensión aprendida o “impotencia aprendida” como también se le conoce, es un estado que ocurre después de que una persona experimenta situaciónes estresantes repetidamente.

Esto le hace creer que no puede controlar o cambiar la situación, lo que la lleva a no intentar hacer nada, incluso cuando hay oportunidades de cambio disponibles.

Cuando suceden cosas malas, nos gusta creer que haríamos lo que sea necesario para cambiar la situación. La investigación sobre lo que se conoce como indefensión aprendida ha demostrado que cuando las personas sienten que no tienen control sobre lo que sucede, tienden a rendirse y aceptar su destino.

¿Cómo nació el concepto de indefensión aprendida?

Los psicólogos describieron por primera vez este concepto en 1967 después de una serie de experimentos en animales, y sugirieron que sus hallazgos podrían aplicarse también a los humanos.

Características de la indefensión aprendida

El profesor Martin Seligman, uno de los psicólogos acreditados por definir está conducta, ha detallado tres características claves:

-Volverse pasivo ante el trauma.

-Dificultad para aprender que las respuestas pueden controlar el trauma.

-Puede aumentar los niveles de estrés.

Indefensión aprendida en adultos

En los adultos, esta condición se presenta cuando una persona no tiene respuestas ante situaciones difíciles que merman su capacidad para actuar y salir del problema.

Las personas en este estado generalmente aceptan que sucederán cosas malas y asumen que tienen poco control sobre ellas.

No tienen éxito en la resolución de problemas, incluso cuando hay una solución potencial para defenderse con éxito.

Algunos ejemplos de situaciones que pueden conducir a este comportamiento

Continuar fumando a pesar de varios intentos de dejar de fumar puede hacer que una persona crea que siempre será fumadora.

No poder perder peso después de hacer cambios en la dieta o el estilo de vida puede hacer que una persona crea que nunca sucederá y dejará de intentarlo.

Dejar una situación de abuso doméstico puede ser muy difícil. Las personas que tienen esta experiencia tienden a irse varias veces antes de hacerlo para siempre. Piensan que nunca pueden escapar del abusador, incluso cuando hay ayuda y apoyo disponibles.

Indefensión aprendida en niños

A menudo, la indefensión  aprendida comienza en la infancia.

Cuando los cuidadores no responden adecuadamente a la necesidad de ayuda de un niño, el niño puede aprender que no puede cambiar su situación.

Los niños con antecedentes de abuso y negligencia prolongados, por ejemplo, pueden desarrollar este comportamiento y sentimientos de impotencia.

Algunas características de la indefensión aprendida en los niños incluyen:

Baja autoestima.

Baja motivación.

Se les dificulta pedir ayuda.

Se sienten incapaces.

Los niños pueden evitar la indefensión aprendida al desarrollar la resiliencia. Entre los muchos factores que pueden contribuir a la resiliencia se encuentran un apego positivo a los cuidadores, el humor y la independencia.

¿Por qué afecta a algunas personas y no a otras?

Las experiencias de una persona pueden aumentar su riesgo de desarrollar este comportamiento.

Por lo general, comienza después de experimentar repetidos eventos traumáticos, como abuso infantil o violencia doméstica.

Sin embargo, no todos los que pasan por estas situaciones desarrollarán una indefensión aprendida.

Las personas pesimistas que ven estos eventos negativos como inevitables y como resultado de sus propias deficiencias, tienen más probabilidades de experimentar esta situación.

Las personas más optimistas tendrán otra visión, capacidad para responder adecuadamente y menos oportunidad de sufrirla.

Vínculos con problemas de salud mental.

La indefensión aprendida está relacionada con la depresión

, trastorno por estrés post traumático y otros problemas de salud.

La investigación indica que aumenta la sensación de estrés, ansiedad y depresión, por eso es muy importante buscar ayuda profesional en los casos graves, ya que esto impide el desenvolvimiento normal del ser humano.

Cómo superarlo

Las personas que sufren esta clase de comportamiento pueden superarlo.

El tratamiento más común es la terapia, especialmente la terapia cognitiva conductual (TCC).

La TCC ayuda a las personas a superar este tipo de desafíos cambiando su forma de pensar y actuar.

En terapia, las personas pueden:

Recibir apoyo y herramientas para atacar el comportamiento.

Explorar los orígenes de lo que originó la indefensión aprendida.

Desarrollar formas de disminuir los sentimientos de indefensión.

Identificar pensamientos negativos que contribuyen a la falta de acción.

Identificar comportamientos que refuerzan la indefensión.

Reemplazar pensamientos y comportamientos con otros más positivos y beneficiosos.

Mejorar la autoestima.

Trabajar a través de emociones desafiantes.

Explorar casos de abuso, negligencia y traumas.

Desaprender la indefensión aprendida siendo más positivos

Es importante adoptar un estilo explicativo optimista, para ello debes identificar como explicas los eventos que suceden en el día a día, ¿siempre eres pesimista?, ¿te quejas todos los días pero no haces nada?.

Los patrones de esto están estrechamente vinculados a la indefensión aprendida. Todo se reduce a diferencias de optimismo frente a pesimismo.

Los psicólogos creen que se puede modificar este comportamiento  cambiando la forma en que se ve las causas de los eventos en la vida.

Los pesimistas caen en patrones de indefensión aprendida al ver las  situaciones de manera personal como si algo estuviera mal en ellos, o simplemente perdieron la capacidad de hacer algo para combatir la situación que los afecta, lo que también los lleva a sentir culpa.

Las personas que experimentan este tipo de comportamiento a menudo son menos capaces de tomar decisiones.

No solucionar este comportamiento puede aumentar el riesgo de depresión en una persona.

Los efectos de la indefensión  aprendida pueden ser extensos y afectar la salud mental, las relaciones y otros aspectos de la vida de una persona, sin embargo, es posible superarlo con terapia y cambios en el estilo de vida.

Cualquiera que crea que está experimentando una indefensión aprendida debería considerar hablar con un profesional de la salud mental que pueda ayudarlo a tomar el control de sus circunstancias.

 

Ver también:

Cómo mantenerse positivo en momentos difíciles

 

 

 

 

¡SI TE GUSTÓ PUEDES APOYARNOS!

Opinar y más aún, informar, es todo un desafío en tiempos de tiranía. Si te gustó el contenido de este sitio, puedes contribuir con El Tuqueque Noticias donando la suma que quieras y así ayudarnos a seguir funcionando y a crecer.

¡Dona aquí!