Manejar la ansiedad por COVID-19
COVID-19 Más Variedades

Manejar la ansiedad por COVID-19

Durante esta época de pandemia mundial es importante aprender a manejar la ansiedad por COVID-19, es prioridad saber cuidar bien la salud mental.

Si la ansiedad, miedo y preocupación han sido abrumadores, es necesario y urgente poner en práctica algunas estrategias para superar estos estados.

Estrategias para aprender a manejar la ansiedad por COVID-19

A continuación abordamos algunas estrategias para manejar la ansiedad por Covid-19:

Alejarse de los medios de comunicación y redes sociales

Para detener la ansiedad que produce el COVID-19 debemos distanciarnos de los medios de comunicación y redes sociales.

Toda ansiedad es el resultado de la incertidumbre y de una imaginación activa que conduce a pensamientos catastróficos.

Los medios nos muestran noticias del Covid-19 24/7 y la gran mayoría son noticias negativas, lo que dispara la ansiedad y el miedo.

Las personas que están más ansiosos por el COVID-19 son los que consumen más noticias de los medios de comunicación y las redes sociales.

Cuanto más ansiosa esté una persona con este tema, más debe distanciarse de los medios de comunicación. Y si tiene mucho miedo, debe detenerse  por completo.

Evita hacer búsquedas en Google, no investigues. Procura no consultar las últimas noticias sobre el virus. Igual cualquier información vital e importante la sabrás.

Cómo manejar la ansiedad por COVID-19

No te preocupes, ocúpate

La pandemia trajo consigo no sólo el miedo y la ansiedad por enfermarse, también preocupaciones económicas e incertidumbre sobre el futuro.

No puedes evitar que los pensamientos entren en tu mente, pero puedes optar por tomar medidas para resolver los problemas que estén a tu alcance.

Hay una gran diferencia entre preocuparse y resolver los problemas. La ansiedad tratará de llevarte más allá, donde no tienes control de nada.

Cuando esto suceda desvía la atención y concéntrate en lo que sí puedes resolver. Busca medidas creativas para superar la situación.

Ninguna de estas medidas será cómoda. Gran parte de la ansiedad se debe a la falta de confianza en nuestra capacidad para afrontar los desafíos.

El objetivo es mantenerse a flote hasta que pase la tormenta, o crear un nuevo sistema productivo que te permita ser independiente.

Concéntrate en las probabilidades

El COVID-19 es una enfermedad a la que todos estamos expuestos, también puede ser mortal, pero debes mantener la perspectiva adecuada para reducir la ansiedad.

Sin duda que los síntomas de COVID-19 pueden ser horribles, pero la gran mayoría de las personas infectadas van a tener síntomas de leves a moderados o no presentan ningún síntoma.

La tasa de mortalidad por infección, aunque es difícil de calcular con precisión debido al elevado número de personas asintomáticas, se puede estimar así:

La tasa de mortalidad por infección de Covid-19 para varios grupos de edad es muy baja, entre el 0,5 al 1% según los especialistas.

También hay que considerar que los casos asintomáticos no son contabilizados, así que esta cifra de mortalidad puede ser menor.

Pero la muerte es posible y el COVID-19 es una enfermedad grave, y es por eso que la ansiedad crece. La posibilidad se convierte en probabilidad.

Ten presente las probabilidades actuales, que son muy buenas. Incluso si te encuentras en una categoría de alto riesgo, el riesgo de muerte sigue siendo bajo.

Acepta la incertidumbre como lo haces en otras áreas de tu vida. No escanees tu cuerpo en busca de síntomas. Este comportamiento refuerza la ansiedad.

Practica actividades para reducir la ansiedad

Para manejar la ansiedad por COVID-19 es beneficioso ejercitar el cuerpo y relajar la mente, esto te ayudará a obtener la paz y mantener a raya a la ansiedad.

La meditación, el yoga, el ejercicio y un diario de gratitud son prácticas que reducen el estrés.

Práctica alguna actividad recreativa todos los días, escucha música, ve algún programa o película.

Si tú y tus seres queridos no están gravemente enfermos o experimentando graves dificultades económicas, debes estar agradecido.

Mantén un cierto sentido de normalidad

En la medida de lo posible, mantener un sentido de normalidad diariamente te ayudará a reducir la ansiedad.

La posibilidad de contraer COVID-19 de una interacción pasajera en un espacio público es mínima si se utiliza bien la mascarilla.

El distanciamiento social es clave, mantener un metro de distancia entre una persona y otra al hablar evitará que el virus se propague.

Siguiendo estas normas podrás sentir seguridad al salir. Una persona que controla su seguridad es menos propensa a sentir ansiedad.

Para manejar la ansiedad por COVID-19 no temas buscar ayuda profesional

Si experimentas una escalada fuerte de ansiedad, habla con un profesional capacitado (psicólogo o psiquiatra).

Casi todos los terapeutas están disponibles en línea.

Es posible que también puedas necesitar medicamentos para la ansiedad, la depresión y el insomnio, y los puede recetar un psiquiatra o tu médico de atención primaria.

Mantente conectado con la gente

Mantener relaciones saludables con personas en las que confiamos es importante para nuestro bienestar mental.

En esta época de distanciamiento social contamos con muchas formas diferentes para mantener el contacto con amigos y familiares.

Las herramientas están, úsalas, programa tiempo cada semana para hablar por teléfono o hacer videollamadas con las personas más cercanas.

Las redes sociales, usadas de buena manera, nos mantienen al tanto de la situación de nuestros allegados.

Habla de tus preocupaciones

Es normal sentirse preocupado, asustado o indefenso por la situación actual. Date permiso para compartir tus inquietudes con otras personas, hacerlo también puede ayudarlas.

Apoya y ayuda a los demás

Ayudar a otra persona puede beneficiarte, así que trata de ser un poco más comprensivo con las preocupaciones o comportamientos de otras personas en este momento.

Cuida tu cuerpo

Nuestra salud física tiene un gran impacto en cómo nos sentimos. En momentos como estos, puede ser fácil caer en patrones de comportamiento poco saludables.

En la medida de lo posible trata de comer saludable y balanceado, bebe suficiente agua y haz ejercicio con regularidad.

Evita fumar (mantén tus pulmones limpios)  y trata de no beber demasiado alcohol.

Caminar, correr o andar en bicicleta ayudar a alejar la ansiedad y despejar la mente, solo recuerda seguir las pautas de distanciamiento social.

También puedes hacer ejercicios en casa, elige una rutina cómoda para realizar diariamente, te sentirás lleno de energía positiva.

Consume información verificada

La información inexacta también afecta. Trata de no compartir información sin verificar los hechos con fuentes confiables.

Considera limitar el tiempo que le dedicas a la cobertura del Covid-19, sobretodo en las redes sociales donde abundan opiniones personales sin carácter informativo.

Céntrate en el presente

Centrarse en el presente, en lugar de preocuparse por el futuro, puede ayudar con las emociones difíciles y los estados de ansiedad.

Cuida tu sueño

El sueño de buena calidad marca una gran diferencia en cómo nos sentimos mental y físicamente, por lo que es importante dormir lo suficiente.

Es importante mantener una rutina de sueño y practicar ciertas recomendaciones como:

Evitar usar los dispositivos antes de acostarse.

Reducir la cafeína y crear un ambiente de descanso.

Evitar lo líquidos antes de dormir.

La importancia de manejar la ansiedad por COVID-19

Los comportamientos ansiosos mantienen la preocupación. Para reducir la preocupación, reduce lentamente los comportamientos innecesarios que no son recomendados.

Manejar la ansiedad por COVID-19 se hace imperativo en estos momentos donde no solo se ve afectada la salud física, sino también la salud mental.

Ver también:

Elon Musk y su estudio sobre el COVID-19

 

¡SI TE GUSTÓ PUEDES APOYARNOS!

Opinar y más aún, informar, es todo un desafío en tiempos de tiranía. Si te gustó el contenido de este sitio, puedes contribuir con El Tuqueque Noticias donando la suma que quieras y así ayudarnos a seguir funcionando y a crecer.

¡Dona aquí!