Dany-Tyrion-GoT-S8EP5
Entretenimiento Más

De amada a villana: el preludio del fin de Game of Thrones

ETQQ /14 May 2019.-

Luego del quinto episodio de la octava temporada de Game Of Thrones nos queda claro que la última villana de la serie es nada más y nada menos que Daenerys Targaryen, una realidad muy dura de asimilar para la  gran mayoría.

Es complicado ver a Daenerys como el enemigo a vencer, después que prometía tomar el reino y gobernar con justicia y equidad, se preparó por años y se rodeó de los mejores consejeros, sin embargo no fue suficiente.

Ya en los capítulos anteriores nos mostraron a una Daenerys insegura y con miedo a perder el trono, ya venía perdiendo todo, incluyendo a sus dos dragones, sus fieles consejeros y amigos, Jorah y Missandei y el respeto y amor de la gente, porque en el norte no fue muy bien aceptada.

Todo comenzó en Dragonstone, Daenerys devastada se encierra en sí misma, ya no tiene a nadie en quien confiar verdaderamente, está molesta con Jon, con Tyrion y especialmente molesta con Varys porque sabe que Varys está pensando que Jon debe ser el rey, no solamente por el orden en la sucesion, sino porque lo cree también más apto.

De hecho vemos a un Varys en una actitud que sugiere que mandaría a envenenar a Daenerys, al momento de ser hecho preso. La sugestiva carta que escribía sobre la legitimidad del trono para Jon, además de la conversación con aquella niña acerca de que Daenerys no comía, y que fuera a la cocina, «recuerda, a mayor riesgo, mayor recompensa», todo ocurriendo justo al momento de ser apresado por Gusano Gris.

Tyrion trata de mediar con Daenerys pero sabe que nada puede hacer, y fue así como Varys fue sentenciado a muerte en presencia de Jon y Tyrion, ambos incapaces de cuestionar la decisión. Aparece Drogon delante de Varys y de esa manera pierde la vida la persona que más vínculos tuvo con el reino y sus gobernantes.

Momentos después Jon va a hablar con Daenerys, ella argumenta que contar la verdad no fue lo mejor, ahora no se siente amada por todos, en cambio el si es aceptado y a ella solo le tienen miedo. Jon le dice que la ama, que es su reina, pero luego la rechaza cuando trata de seducirlo, la ama pero ya no puede estar con ella, Daenerys lo mira con decepción infinita, en esta escena Daenerys perdió también al hombre que amaba.

Tyrion que venia lleno de dudas y miedos los deja a un lado para encontrar a Jamie, quien fue capturado por el ejército de Daenerys, aún a riesgo de perder la vida y en un acto de el más puro amor fraternal Tyrion decide liberar a su hermano para que busque a Cersei, huyan juntos y comiencen una nueva vida, poniendo fina lo que sería una masacre de gente inocente, ante la nula posibilidad de Cersei de ganar esa guerra. Los Lannister demostraron unión. Y Tyrion se aseguró una sentencia de muerte.

Y sucedió, Daenerys llega a king’s Landing tomando por sorpresa a la Flota de Hierro destruyéndola, y acabando uno a uno los temibles “escorpiones” que estaban colocados en todo el perímetro amurallado de Kings Landing, con lo que neutralizó toda amenaza hacia su dragón.

Luego también por sorpresa y de manera brutal descarga el fuego de Drogon desde adentro de las puertas de la ciudad arrasando por completo con la Compañía Dorada, la cual fue masacrada por el avance de los Dothraki, los Inmaculados y el ejército del Norte, quienes se adentraron a la ciudad.

Llegan a un punto en el que la contundencia del ataque y la fiereza de Drogon hacen que el ejército Lannister se rinda, y hacen finalmente sonar las campanas, indicativo de que la ciudad se entrega por completo. En ese momento una Cersei llorosa cierra sus ojos y comprende que ha sido derrotada.

En este punto ocurre lo que desdibujó por completo al personaje de Daenerys:  ya  Daenerys está muy quebrada por dentro,  con una expresión de dolor y rabia mezcladas, en una escena dolorosa para todos decide quemar todo a su paso, incluyendo a la gente inocente que caía carbonizada por las llamas de Drogon, o tapeada por las edificaciones desmoronándose por toda la ciudad en llamas. Terrible escena.

Cersei jamás pensó que la fortaleza roja caería, por momentos creyó que estaría allí, en pie, pero y nada va quedando en pie en lo que una vez fue Kings Landing.  Cuando sonaron las campanas una lágrima bajó a su rostro, y buscó refugio en las criptas de King’s Landing.

La reina villana, siempre buscó la  venganza para cubrir su dolor, ahora víctima de como ella misma dijo una vez “las consecuencias de sus propias decisiones”, se encuentra con Jaime quien llega malherido tras haber matado en defensa propia a Uron Greyjoy,  y no hubo un solo reclamo, no hubo un ¿Por qué me dejaste? de un lado, ni un ¿Por qué me querías muerto? del otro lado, solo hubo ternura y amor, sí, sabemos que son hermanos, pero terminaron siendo la relación de amor más larga y al final la más verdadera de la serie.

Una Cersei vulnerable y con miedo, como siempre lo mostró cuando alguno de sus hijos estaba en peligro, murió pensando como madre queriendo salvar al hijo que tenía en su vientre y tuvo la ¿fortuna? de no morir sola, estuvo acompañada por el hombre que amaba. Murió con “su reino” cayéndole encima, literalmente.

La devastación se hace evidente y Jon trata de evitarla sin éxito,  el caos reina y mientras Daenerys quema la cuidad, su ejército asesina a las personas sin piedad alguna.

Arya, gracias a Sandor Clagane desiste de querer matar a Cersei, se despiden con mucho sentimiento, dos de los mejores asesinos de todos los reinos, pero esta vez y por una última vez, Sandor Clegane salva a Arya, esta vez de sí misma, de morir por una sed de venganza estéril.

En su huida Arya se topa con la destrucción de la ciudad, la muerte y el horror,  logrando sobrevivir épicamente, una vez más, ya no como guerrera, sino como una persona más que vivió el horror y el sinsentido de la destrucción.

Los hermanos Clegane en su duelo a muerte interminable, una muestra de fuerza y deseo de venganza, El Perro le quita la máscara y ve a su hermano convertido en un monstruo, no parará hasta verlo morir aunque eso le costará la vida, lo que finalmente ocurre, cayendo con La Montaña al vacío de fuego, el mismo fuego que lo marcó desde la niñez.

¿Daenerys enloqueció como su padre?, ¿se convirtió en lo que tanto adversó?

La expresiónes de Jon y Tyrion lo dicen todo, ella venía dominando su carácter, dejando sus impulsos de lado y aunque no es sorpresa por cómo venían mostrando su lado inseguro, aún así nos preguntamos: ¿Qué pasó aquí?, ¿Fue el dolor?, ¿Las pérdidas?, ¿El no saberse amada? o sencillamente perdió la razón y decidió tomar lo que cree le pertenece con fuego y sangre.

Muchas preguntas quedan en el aire para el próximo y último capítulo de toda la serie:

¿Jon Snow necesitaba ver esto para decidir poner orden y tomar el trono que le pertenece?

¿Arya incluyó a Daenerys en su lista?

¿Tyrion será ejecutado?

¿Le importa a Daenerys el trono de hierro?

¿Aparecerá Bronn evitando que se concrete la ejecución de Tyrion, si llega a suceder,  – y así no quedar «en el aire» con su pretensión de High Garden – y liquide a Daenerys con la ballesta real?

¿Habrá una lucha entre Daenerys y Jon para tomar el poder? O ya nadie quiere tomar el trono y se declara que cada reino viva bajo sus reglas?

Posibilidades, preguntas por resolver, todas con base para ser formuladas.

No hay manera lógica en que Daenerys siga viva en un mundo que la odia, en un mundo donde no sea ella la elegida.

La vida de Jon corre peligro desde el mismo momento en que no acepta la barbarie cometida por Daenerys, pero tal vez logre imponerse por fin y erigirse como el nuevo rey, lo que le corresponde por legítimo derecho, aún así ya nada será lo mismo, dejaron demasiadas heridas abiertas como  para ponerle fin en un solo capítulo. Todo indica que en esta magnífica serie no habrá un final felíz.

Ver también Hechos y personajes históricos reales que inspiraron momentos de Game of Thrones 

 

 

Redacción El Tuqueque Noticias
Medio informativo de pensamiento independiente sobre noticias de Venezuela y el mundo
https://eltuqueque.com