La leyenda de San Nicolás
Variedades Más

La leyenda de San Nicolás

Comparte esto:

San Nicolás fue un obispo católico que se dedicó a ayudar a los más necesitados. La leyenda de San Nicolás y sus obsequios surgió después de su muerte. Ahora sincretizado con el Santa Claus, abordamos su historia real y su influencia en el mundo.

Leyenda de San Nicolás

San Nicolás se convirtió con el devenir de los tiempos en el famoso personaje llamado Santa Claus, que trae regalos de Navidad a los niños de todo el mundo.

San Nicolás vivió en el siglo IV, en Patara, Licia, una región que hoy forma parte de Turquía.

San Nicolás quedó huérfano de padre y madre cuando era joven y dicen que usó su herencia para ayudar a los más pobres, enfermos y más necesitados.

Fue un cristiano muy devoto, y llegó a convertirse en obispo de Myra, una ciudad que ahora se llama Demre.

Existen muchas leyendas acerca de San Nicolás de Myra. Uno de los relatos cuenta cómo ayudó a tres hermanas pobres y las salvó de ser vendidas como servientas.

El padre de estas chicas no tenía suficiente dinero para pagar sus dotes, por este motivo pensó en venderlas para servidumbre.

En tres ocasiones, San Nicolás fue a la casa de este hombre a escondidas de noche para dejarle dinero.

El hombre usó el dinero para que una de sus hijas pudiera casarse. En la tercera visita, el hombre vio a San Nicolás y le agradeció su amabilidad.

También salvó a tres hombres que fueron encarcelados falsamente y condenados a muerte.

Estas historias, entre muchísimas más, se extendieron a otras partes del mundo y le dieron fama de protector de los pobres y los niños, y se le asoció con la entrega de regalos a escondidas.

San Nicolás murió el 6 de diciembre de 343, pero sus historias de milagros y obras por los pobres perduran aún en nuestros días.

Nicolás fue un santo muy popular en Europa hasta que llegó la época de la Reforma en el siglo XVI, este movimiento religioso condujo al protestantismo.

Sin embargo, San Nicolás siguió siendo una figura importante, al menos en Holanda.

Los holandeses continuaron celebrando cada 6 de diciembre la fiesta de San Nicolás.

Esta fiesta en Holanda consistía en un ritual donde los niños se quitaban los zapatos la noche anterior y en la mañana descubrían  que estos eran llenados con obsequios.

Los inmigrantes holandeses llevaron esta tradición de San Nicolás, conocido por ellos como Sint Nikolaas o por su apodo, Sinterklaas, a Estados Unidos en la década de 1700.

Ya en Estados Unidos, este santo pasó por algunas modificaciones y  Sinterklaas se convirtió en Santa Claus.

Pero ya no entregaba los regalos el 6 de diciembre, los entregaba el 25 de diciembre y así fue como pasó a formar parte de las vacaciones de Navidad.

En el poema de 1820 “Un relato de una visita de San Nicolás” de Clement Clarke Moore, se lo describe como un hombre alegre y pesado que baja por la chimenea para dejar regalos a los niños que lo merecen y conduce un trineo tirado por renos voladores.

El dibujante Thomas Nast agregó a la leyenda de San Nicolás con un dibujo de 1881 de Papá Noel vistiendo un traje rojo con adornos de piel blanca.

Luego de haber sido  un joven protector y un obispo amable y caritativo, San Nicolás se convirtió  en la mundialmente famosa leyenda llamada Papá Noel.

Ver también:

Origen del villancico más famoso de todos los tiempos, Noche de Paz

 


Comparte esto: