Hillary Clinton podría enfrentar cargos criminales
Más Mundo

Hillary Clinton podría enfrentar cargos criminales

En el más absoluto silencio de la prensa y las redes sociales mientras ocurren insólitas y cada vez más forzadas protestas y hechos de vandalismo en los EEUU, el proceso judicial para un posible encausamiento a Hillary Clinton continúa su curso.

La investigación criminal contra la exsecretaria de Estado, Hillary Clinton que ha sido reabierta y sigue su curso, ha permanecido casi en absoluto silencio tanto en la prensa nacional como en las redes sociales. Esto sólo agrava la evidente manipulación y sesgo que tiene un sector estadounidense y su mainstream media.

Protestas y pretextos

Las protestas que han tomado como excusa  la muerte de George Floyd comenzaron el 26 mayo y se extendieron rápidamente por todo el país, mediante una innegable campaña, estimulada por organizaciones y grupos afiliados a la izquierda como “Black Lives Matter” y de extrema izquierda, como “Antifa” y “Esclavos del Sur”, entre otras, en lo que sin duda se ha configurado como una maniobra de golpe de estado contra el presidente Donald Trump.

Mucho antes a la conmoción nacional tras un video difundido por la muerte de Floyd, Hillary Clinton había sido citada a declarar el 2 de junio ante la Corte de Apelaciones para el Circuito de Washington, la cual atendió.

En esa audiencia virtual, debido a la pandemia, se expondrían testimonios vinculados a presuntos actos de abuso de poder y corrupción ocurridos durante la administración del expresidente Obama, en el marco de lo que se ha conocido como “Obamagate”.  Sin embargo, el foco noticioso en todos los medios y redes sociales se centró en el caso Floyd.

Ver también:

Contrastes: el mundo contra Trump

 

Movimientos conspirativos

Durante días previos a la fecha en la que fue citada a declarar Hillary Clinton, cientos de cuentas de Twitter fueron suspendidas. La mayoría de los titulares de esas cuentas se identifican por sus posturas conservadoras. Así mismo se reportaron  bloqueos en hastags como #Obamagate los cuales han venido ocurriendo.

El 2 de junio en la mañana, mientras se desarrollaba en corte la audiencia sobre la exsecretaria de Estado, las tendencias en Twitter estuvieron deshabilitadas. Es evidente que no se trata de una coincidencia.

Hasta el momento se he dado una polémica con importantes fundamentos permiten tener la noción de que se ha aprovechado, sino planificado todo en torno a la muerte de Floyd, la que por su alta sensibilidad constituyó el mejor pretexto para quienes esperaban un acontecimiento lo suficientemente grotesco como para activar una revuelta generalizada, caracterizada por vandalismo y la supresión de una represión preventiva, dejando en estado de indefensión a la ciudadanía.

Hechos posteriores han demostrado que han ocurrido actos planificados y llevados a cabo para defenestrar a cuerpos policiales enteros.

Lo cierto es que todo esto demuestra la intención de por una parte desviar la atención del proceso contra Hillary Clinton y el Obamagate, y por la otra socavar el suelo de gobernabilidad del presidente Donald Trump, afectando así su posible reelección, o inclusive buscando su renuncia, o un nuevo impeachment que lo saque del poder.

Hechos y escándalos

Según reseña El Diario de Las Américas, El 2 de junio Hillary Clinton fue citada a declarar ante la Corte de Apelaciones para el Circuito de Washington, la más importante institución legal después de la Corte Suprema, pero en la videollamada sólo se presentó su equipo legal, con alegaciones de que toda la información se había ofrecido ante el Comité Selecto de la Cámara de Representantes por la tragedia ocurrida en Bengasi [asalto del que fue objeto la sede diplomática de EEUU en esa ciudad libia el 11 de septiembre del 2012, donde murieron 4 estadounidenses, entre ellos el embajador Christopher Stevens].

Según reportes, un destacamento de la Fuerza Delta estadounidense se encontraba a menos de 2 kilómetros de la embajada en un anexo de la Agencia Central de Inteligencia – CIA – pero las órdenes de Hillary Clinton fueron de no intervenir.

El escándalo por el caso de los “emails” estalló en el 2016, a sólo semanas antes a las elecciones presidenciales y debido a una pesquisa del Buró Federal de Investigaciones – FBI – que en ese momento no llegó a las cortes.

Ahora, Hillary Clinton  enfrenta también el escrutinio de varios grupos anticorrupción, en especial Judicial Watch.

En las audiencias para analizar estos sucesos, quedó al descubierto que durante la gestión de Hillary Clinton se habilitó un servidor privado fuera de la auditoría del gobierno de EEUU. La respuesta de la entonces secretaria de Estado ante ese señalamiento fue: “Lo hice para coordinar el casamiento de mi hija”. Más tarde se comprobó que 33.000 correos electrónicos fueron borrados de ese servidor.

 

Judicial Watch hacia el enjuiciamiento de Hillay Clinton

Judicial Watch es una organización no gubernamental y anticorrupción creada en 1994, predominantemente conservadora, cuya misión es denunciar e  investigar a altos funcionarios públicos que han incumplido las leyes.

En la audiencia convocada para el 2 de junio, la abogada de Justicial Watch, Ramona Cotca, cuestionó:

“¿Por qué es que cuatro años después de que el FBI cerró su investigación todavía hay correos electrónicos adicionales de Clinton que se están procesando? ¿Por qué no fueron buscados, localizados y procesados antes?” y añadió: “Incluso hasta hoy, el Departamento de Estado no sabe cuál es el universo de los correos electrónicos de Clinton al frente del Departamento de Estado, y ese es el problema importante aquí”.

La orden emitida por el juez Royce Lamberth para que Clinton declarara por primera vez sobre el uso de su cuenta privada de correo electrónico, al frente de la Secretaría de Estado, está relacionada con una demanda del grupo Judicial Watch, presentada hace más de cinco años.

 

Habla el Senador Ted Cruz

En una intervención ofrecida ante el comité judicial del Senado, el senador por el estado de Texas, el republicano Ted Cruz, explicó el proceso que se sigue contra Hillary Clinton y puso en evidencia detalles que muestran la  participación del ex presidente Barack Obama.

“La pregunta central aquí es sobre corrupción y abuso de poder”, dijo el senador Cruz en su alocución.

“Lo que se ha hecho público y que ahora sabemos es que la administración de Barack Obama ordenó al FBI y a la CIA perseguir a su oposición política”.

“Este Comité ha escuchado testimonios de que ellos no solo autorizaron ‘pinchar’ el teléfono de un asesor principal de la campaña de Trump, sino que enviaron espías con micrófonos para monitorear a sus oponentes; interceptaron llamadas de un general de tres estrellas – general Michael T. Flynn –  que sería el asesor de Seguridad Nacional del nuevo Presidente. Crearon evidencias falsas alterando “emails” enviados de la CIA al FBI.”

“Si cualquier persona hace eso, cualquier corte en EEUU lo pondría en la cárcel por fraude una larga temporada”, alerto Cruz.

Lo que está por venir

Según los argumentos del caso reabierto por el Departamento de Estado y Judicial Watch, es probable que Hillary Clinton y varios altos funcionarios de la administración Obama, incluídos él y Joe Biden, tengan que declarar bajo juramento ante la Justicia.

A pocos meses de las elecciones presidenciales, el partido demócrata podría encarar otro gran escándalo con el mismo tema que liquidó  a Hillary Clinton, semanas antes de las elecciones del 2016.

El suceso podría influenciar el resultado de los comicios de noviembre e incidir también en la correlación de fuerzas partidistas en la Cámara de Representantes y en el Senado estadounidenses.

Ver también:

Entendiendo el Obamagate

 

¡SI TE GUSTÓ PUEDES APOYARNOS!

Opinar y más aún, informar, es todo un desafío en tiempos de tiranía. Si te gustó el contenido de este sitio, puedes contribuir con El Tuqueque Noticias donando la suma que quieras y así ayudarnos a seguir funcionando y a crecer.

¡Dona aquí!