fernandez-fermin
Opinión

Eduardo Fernández, Claudio Fermín y otras cosas del colaboracionismo

Eduardo Fernández, Claudio Fermín y otras cosas del colaboracionismo

ETQQ / 15 Sept 2019.- Compartimos en nuestra sección de Opinión estas elocuentes líneas que transcribimos íntegramente. Somos de la misma opinión en la perspectiva del punto de vista del autor de dichas líneas.

La complicidad en no pocos sectores de la mal llamada «oposición» es un hecho de nauseabundo colaboracionismo que deberá ser severamente juzgado en su momento.

 

«Perlas del Caribe Mar
Joaquin F. Chaffardet R.

Desde la mañana del día de ayer (jueves 11 de septiembre), se rumoraba que estaba en pleno desarrollo una reunión entre Eduardo Fernández, su hijo Pedro Pablo y Claudio Fermín con los hermanitos Jorge y Delcy Rodríguez. Según las fuentes, en esa reunión se acordó que en futuras conversaciones con la oposición Eduardo Fernández sería presentado por el chavismo como su candidato para presidir un eventual gobierno de transición.

Nada sorprendente. De este par de perlas del Caribe Mar, Eduardo y su hijito, se puede esperar cualquier cosa.

La complicidad don la dictadura de Eduardo Fernández comenzó ha hacerse evidente, cuando su hijo Pedro Pablo participó en la mesa de diálogo en Miraflores apoyando la posición de la dictadura al alegar que había violencia de “los dos lados” en las protestas estudiantiles, lo que provocó el fin de las manifestaciones.

De manera, que no es un secreto que desde hace ya varios años los Fernández han sido caballos de troya de la dictadura, entre otras cosas han sido los autores intelectuales y materiales del secuestro de COPEI por parte de la bandidocracia del TSJ. Eduardo Fernández y su vástago en abierta complicidad con la dictadura han logrado tener un COPEI rehén. Cuando Eduardo Fernández perdió el control de COPEI, renunció1º de Octubre de 2014 a su militancia en el partido y dejó a su hijo, cual especie de testaferro, al frente de la maniobra para secuestrar a COPEI.

Mientras casi todos los dirigentes copeyanos han estado en primera línea en la batalla contra la dictadura, salvo algunas desgraciadas deserciones, los Fernández, ambiciosos, agalludos y a la vez sumisos se aliaron con el régimen para apoderarse del nombre de COPEI, para usar nombre del partido para apoyar a la dictadura y obtener los privilegios y migajas que a cambio les ha otorgado el dictador.

Para comprobar su entrega total a la dictadura basta leer los artículos de Eduardo Fernández en el pasquín del régimen, Últimas Noticias, desde que el narcogobierno se apoderó de la Cadena Capriles. Me he dado a la tediosa tarea de leer todos y cada uno esos artículos De su lectura surgen dos conclusiones: la primera Eduardo Fernández es el rey de los lugares comunes y de la superficialidad, sus artículos no tienen un milímetro de profundidad. La segunda conclusión es que pareciera que vive en un país democrático donde las diferencias con la dictadura son pequeñas y una simple cuestión de léxico.

Eso se deduce porque en dichos artículos no hay una sola mención sobre los más importantes componentes de la inmensa y terrible crisis que enfrenta Venezuela.

En efecto, Eduardo Fernández no se ha referido nunca a la brutal represión contra la población, los centenares de asesinados por el régimen en las protestas pacíficas, los miles de detenciones de ciudadanos por manifestar, el uso recurrente y sistemático de torturas brutales en los diferentes servicios de seguridad (SEBIN, DGCIM, GNB, PNB, etc.), ni los asesinatos de opositores, militares y civiles, en las instalaciones de esos servicios.

Para Fernández nada de eso existe ni ha existido durante la noche negra que hemos vivido los venezolanos durante 20 años. No hay en sus cursis escritos ninguna mención a los presos, exiliados y perseguidos políticos, seguramente por no molestar al dictador y, además, porque dentro de esa categoría se encuentran muchísimos de los que posiblemente asumirían la dirección del país a la caída de la dictadura, caída que seguramente llorará Fernández con profundo dolor en el bolsillo.

Para Fernández tampoco ha existido, ni existe, la corrupción más escandalosa y asalto más descarado que haya padecido nación alguna en el planeta. Una corrupción únicamente comparable al saqueo que sufrió Rusia a la caída de la Unión Soviética, dirigido por Putin desde la KGB, del que surgió una nueva clase: los llamados «oligarcas» y bajo la protección del régimen chavista producto de la corrupción ha surgido también una nueva clase, los «boliburgueses», lo que Fernández simula ignorar o parece disfrutar en discreto silencio.

Fernández nunca han dedicado una línea a censurar la constante violación de la Constitución por parte del alto mando militar que las declara oficialmente «chavistas» y ahora «maduristas». Ni con el pétalo de una rosa a unos militares convertidos en el brazo armado del PSUV. Nunca una denuncia o un simple comentario sobre los militares comprometidos en el tráfico de drogas a gran escala. ¡Ni de vaina!

¿Denunciar la entrega de los destinos de la nación a la Cuba castrista? ¡Jamás de los jamases!, eso sería como clavar un puñal en el corazón de sus aliados.

Por otra parte, para Fernández no parece tener mayor importancia las permanentes violaciones de la Constitución y las leyes por parte de la dictadura. Es evidente que, para Fernández, el desconocimiento de la Asamblea Nacional por la dictadura, es decir el desconocimiento la voluntad del pueblo, no tiene ninguna importancia, tan es así que nunca han hecho la más leve mención a lo que todavía hoy es tema diario no solamente en Venezuela sino en el resto del mundo.

¿Y cuál es la opinión de Eduardo Fernández sobre la destrucción de PDVSA y las empresas básicas de Guayana? No. No se oye. No se lee. No se ve. ¿será que no sabe que alguna vez esas empresas existieron y fueron prósperas?

Fernández pareciera no estar enterado o silencia intencionalmente, el cierre de 87 diarios porque el régimen monopoliza y controla el papel periódico, como hacen todos los regímenes totalitarios, para estrangular los diarios independientes. Este cortesano de la dictadura ignora intencionalmente los ataques a la libertad de expresión y las agresiones continuas a los periodistas y los medios de comunicación. Ignora el cierre de decenas de estaciones radio por su independencia y resistirse a someterse a los designios de la dictadura.

Finalmente, Fernández junto a ese corsario de la política, Claudio Fermín, se prestaron junto al sargento Falcón a hacer el papel de “oposición” en la farsa electoral, convocada por la espuria Constituyente cubana y desconocida y rechazada por la comunidad internacional. ¡El colmo del descaro y la inmoralidad!

Pero, a pesar de que 57 Naciones y la Asamblea Nacional desconocieron esas elecciones fraudulentas, Eduardo Fernández en entrevista en VTV el 17 de Enero de 2019, las defiende, justifica y reconoce la supuesta elección de Maduro como constitucional. La entrevista en cuestión, se puede ver en el siguiente enlace:

Eduardo Fernández: el que atiende el teléfono en Miraflores es Nicolás Maduro

 

Espero que la oposición no se coma ese caramelito de cianuro de un oportunista inmoral como Eduardo Fernández como presidente de la transición. Como portero sería malo y como presidente provisional sería “más peor”. Ya Venezuela se salvó una vez de ese vainón, no nos la echen ahora.

Houston, 13 de Septiembre de 2019.
Joaquin F. Chaffardet R.»

 

Redacción El Tuqueque Noticias
Medio informativo de pensamiento independiente sobre noticias de Venezuela y el mundo
https://eltuqueque.com